Martes 21 Noviembre 2017

fb01tw01youtube

Radio Online                                                  

Jueves, 14 Septiembre 2017 00:00

Augusto Pérez Lindo: “Los objetivos de la bioética quedaron muy limitados”

Pese a que destacó que desde hace tiempo en el campo de las Ciencias de la Salud se desarrolló la bioética, indicó que se debe asegurar aún más el contrato humano con el paciente, supervisar los efectos perversos de las drogas y otras cuestiones. “Hoy, el médico está implicado en la biopolítica, un director de hospital debe pensar como preservar la seguridad y la vida de los médicos y enfermeros de su hospital”, citó como ejemplo.

Pasadas las 10 de la mañana, ante un auditorio completo, en el Salón A de la sede central de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste el Doctor Augusto Pérez Lindo presentó su conferencia “Políticas del Conocimiento y Biopoliticas en la era del Antropoceno”. 

Al hacer referencia a los temas que trató en su Conferencia denominada, “Políticas del conocimiento y biopolíticas en la era del Antropoceno”, indicó que aunque el titulo parezca muy abstracto se trata de que “Nuestra civilización actual enfrenta dos grandes desafíos. Uno de ellos es el impacto de las innovaciones tecnológicas, los usos del conocimiento, la industria entre otros; y del otro lado, todas las situaciones que ponen en riesgo la vida del planeta y de las personas. La gente no tiene conciencia de la escala a la cual se está produciendo las degradaciones a nivel, pero sobre todo, no tienen la menor idea de la escala a la cual se producen los atentados contra la vida humana. Uno ve acá la espectacularidad de atentados en Europa, todos los muertos, pero en Brasil el año pasado hubieron 40 mil homicidios, entre los cuales, el 24 por ciento fueron homicidios de menores de 18 años. En Argentina, está la tasa más alta de Latinoamérica de suicidios juveniles. En Estados Unidos, 54 mil personas que mueren de sobredosis en un año, más que en 5 años de la guerra de Vietnam, y podría seguir agregando más cosas que están afectando”, dijo.

Nihilismo global

El especialista, oriundo de Bella Vista, indicó que desde hace tiempo lleva una estimación de los casos de violencia escolar en argentina, que ascienden a 120 mil casos de violencia escolar por año. “En Estados Unidos se reportan 600 mil, en Francia 400 mil; esto explica que ,tanto desde el punto de vista de la investigación como de la acción, tenemos que trabajar con las biopolíticas si no nos queremos seguir matando. Yo le llamo a este proceso el nihilismo global, que quiere decir la negación de la vida, pero por todos los medios. Si uno busca asesinatos de mujeres encuentra estadísticas horrorosas; pero si uno busca asesinatos de menores de 12 años, El Salvador está a la cabeza, en la India hay hombres que se enojan con las mujeres y matan a toda la familia. Hay casos de pacientes en hospitales que agreden a los médicos y enfermeros, familiares que agreden a las maestras, entre tantos ejemplos. Por eso yo voy a hablar, por un lado, sobre las políticas de conocimiento, el uso del conocimiento, porque de eso depende mucho nuestra sociedad actual; y lo otro, que es para que prestemos atención, sobre las políticas de la vida, y no hablo solo de los médicos, cuando uno ve el lenguaje político nuestro en nuestra vida política, es muy canibalístico, estamos incitando a la violencia todo el tiempo, y si uno ve en la televisión, en internet, el índice de mensajes agresivos es impresionante, y si uno ve los comentarios que hace la gente, uno piensa ¿en qué país estamos? Entonces, el índice de violencia simbólica que tenemos es impresionante. A eso le agregamos el terrorismo que está en todas partes, pero quiero decir que tenemos que pensar seriamente en políticas de la vida, en el sentido de crear una nueva posición, y luego la internación profesional. Los profesionales de las ciencias de la salud han creado, hace varios años ya, la bioética, pero los objetivos de la bioética quedaron muy limitados. Asegurar un contrato humano con el paciente, supervisar los efectos perversos de las drogas y otras cosas. Hoy, el médico está implicado en la biopolítica, un director de hospital debe pensar como preservar la seguridad y la vida de los médicos y enfermeros de su hospital”, indicó.

Repensar las comunicaciones y las relaciones humanas

“Los mismos médicos, en esta misma Facultad la última vez que vine, uno de los temas que habían planteado es la comunicación. Tenemos deterioros en la familia, en nuestros códigos. Freud escribió en 1939 un libro titulado ‘El malestar en la cultura’, era ya la víspera de la segunda guerra mundial, y el observaba que en toda Europa se rompían los códigos, y acá puede pasar cualquier cosa. El llamaba a esto ‘la crisis de los registros simbólicos’, códigos éticos, comportamientos sociales, y uno dice: "bueno, vale todo". Eso anuncia que nosotros estamos ahí, tanto los hechos triviales como en decisiones, por ejemplo: si el presidente de Corea del Norte se decide en tirar la bomba nuclear, o si el presidente decide exterminar por completo a Corea del Norte, son cosas que hoy vemos en los diarios, no es de ciencia ficción”, resaltó al mismo tiempo que advirtió: “Hay un autor muy conocido entre los ecologistas, que es James Lovelock, que a propósito de todos los cambios climáticos y frente a todas las agresiones que las personas le hemos provocado al ambiente. El libro de él se llama ‘La venganza de la tierra’, y habla de cómo la tierra hace para defenderse, ahora está estallando en todos lados y nosotros seguimos analizando anecdóticamente esto: "llueve acá, llueve allá"; ¿y por qué no analizamos más sistémicamente esto? Nos vamos a dar cuenta de que esto no es cuestión del azar”.

Al hacer referencia a un cambio de paradigma, el Doctor en Filosofía reveló: “Creo personalmente que, aquí en Argentina, tenemos que ir a un pacto biopolítico a todos los niveles, sociedad, políticos, actores; y decir: bajemos un cambio, preservemos primero nuestra vida”.

¿Es posible cambiar este torbellino?

“Yo soy metodológicamente optimista, pienso como Kant, como imperativo categórico, tenemos que pensar como si siempre fuera posible vivir mejor, pero para empezar tenemos que cambiar nuestras pautas mentales, la agresión está acá, uno lo ve permanentemente en el lenguaje, uno prende la televisión y desde los presentadores hasta los dibujitos están llenos de agresión. Una semióloga, antropóloga en la Universidad de Buenos Aires, hizo el cálculo de cuantos mensajes violentos recibe un chico por semana con el solo hecho de ver 3 horas por día televisión y estar en Internet, y estimó 500 por semana, 2 mil por mes, miles por año y se concluye que el chico está cargado con eso. Después vemos que un chico va a la escuela, armado, y mata compañeros en una escuela, y claro, venía de ese mundo agresivo. Esto está ocurriendo hoy y los padres no se imaginan los mundos en los cuales viven los chicos. Esto también ha llegado a la universidad, y aquí ocurren cosas que no nos atrevemos a analizar, que pasa con la vida de las chicas y los chicos en las universidades que vienen de otro lado, que pasa con las drogas, nadie quiere hablar de esto. En la Facultad de Medicina de la UBA el 18 % de los chicos se drogan, en Tucumán, más de 300 chicas se prostituyen para pagar sus estudios, pero esas son las cosas de las cuales no queremos hablar”, rescató.

“Tenemos que tener presentes que estamos bajo amenazas y que las ciencias de la salud, la psicología, la medicina, la enfermería están implicados en todo esto”, confió.

 

 Corrientes, 14 de septiembre de 2017

Comunicación y prensa. Fcaultad de Medicina UNNE.

Teléfono: 379-4422290-Interno 222

Correo Electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.